Conceptos clave:

Amortización – Depreciación – Valor de origen – Vida útil – Valor de recupero – Valor del terreno

Ver Post anterior: Amortizaciones de bienes de uso

Se llama amortización o depreciación a la pérdida de valor que sufren en este caso los bienes de uso con el paso del tiempo y desgaste por uso.

¿Cómo calculamos esta pérdida de valor? Vamos por partes. Primero debemos entender qué es lo que vamos a calcular.

Por ejemplo, si yo compro un auto 0km a un valor de $450.000 y pago impuestos y otros gastos de compra por $50.000, el valor de costo del auto o valor de origen es de $500.000. El auto no vale más $450.000 sino $500.000 ya que fue lo que me costó que esté disponible y en funcionamiento para mi empresa. Ése es el valor al que va a ingresar al patrimonio de la empresa. Así se registra el asiento de compra del rodado si se paga con cheque BBVA de la empresa.

Valor de Origen = Valor de compra + Gastos de compra

Entonces, como dijimos antes, el valor de origen del rodado es de $500.000. Los gastos de compra o instalación (en caso de otro tipo de bien de uso) no se registran como pérdida si no que forman parte del valor del activo.

Los bienes de uso tienen cada uno una vida útil diferente. ¿Qué es la vida útil? Es el tiempo que se estima que el bien funciona de manera eficiente para la empresa. La tabla de abajo detalla la vida útil de los distintos tipos de bienes de uso.

Esto no significa que luego de finalizada la vida útil el bien de uso deja de funcionar. Pero sí se considera que finalizada la vida útil el bien sigue teniendo un valor y este valor se llama valor de recupero. En el caso de los inmuebles, el valor de recupero es el valor del terreno, ya que pasados 50 años la construcción de un inmueble perdió todo su valor pero va a tener valor y ése es el del terreno.

Para entender un poco mejor el valor de recupero, éste vendría a ser el bien a la hora de venderlo usado (ojo que no es el precio de venta).

Entonces, si el valor de recupero o valor del terreno es el valor que va a tener el bien pasada la vida útil, esto significa que una parte del valor total del bien no se amortiza, o sea que no se pierde. Esto es clave a la hora de calcular la cuota de amortización anual (la parte de valor que se registra como pérdida cada año).

Valor a Amortizar = Valor de Origen – Valor de Recupero (o Valor del Terreno)

Resumiendo, primero se calcula el valor de origen de un bien, valor con el cual se va a registrar el activo en el patrimonio de la empresa y valor a partir del cual se va a poder calcular la amortización que corresponda. Luego, para poder avanzar, es importante conocer el valor de recupero del bien, o valor del terreno en el caso de un inmueble. Y por último pero no menos importante, conocer la vida útil correspondiente a ese activo. Con estos datos se puede comenzar a calcular la cuota de amortización anual correspondiente.

Ver siguiente post: Amortizaciones de bienes de uso – Parte 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s